Abuso de mujeres Parte 2

Abuso de mujeres – Parte 2


  • ¿Si no hay agresión física entonces no es abuso?

  1. Existe también el abuso emocional.

 

EL ABUSO EMOCIONAL  no es tan visible como el abuso físico. Las víctimas de abuso emocional dudan de si el maltrato es real.

Es importante distinguir entre abuso emocional y exabruptos ocasionales de ira. Todos tenemos un mal día de vez en cuando y respondemos con palabras duras y negativas. El abuso emocional es un patrón continuo de conducta creada para controlar, manipular y someter a la otra persona, y normalmente se da en privado, sin que amigos o familia puedan sospechar.

El abuso emocional es difícil de identificar y lamentablemente puede ser un tipo común de abuso en muchas parejas. Se puede dañar la autoestima y al mismo tiempo parecer que se cuida a la otra persona. Muy frecuentemente, después del abuso el maltratador dice arrepentirse y prometer que nunca más lo hará. Pero la historia se repite y se agrava.

El maltratador suele presentarse ante los demás como una persona responsable y cuidadora. Suelen ser personas inteligentes que saben controlar su imagen pública y dominan el arte de la manipulación. La gente los percibe como agradables y encantadores,  con lo cual hace más difícil para la víctima encontrar alguien que la apoye.

Los efectos del abuso emocional son a menudos debilitadores. Confusión, desesperanza y salud física pobre, son las primeras consecuencias. En muchos casos, se termina con Depresión cuando la situación se prolonga y no se ve la salida.

Si detectas algunas de las siguientes conductas de tu pareja, no dudes en pedir ayuda. Empezar a tomar medida al principio, ayudará a poder manejar mejor la situación.

  • Insultar, humillar y criticar. Cualquier forma negativa de llamarte es inaceptable. Hay nombre o motes que pone el maltratador que son obvios pero lo hay encubiertos, con el objetivo de degradarte. A los abusadores verbales les gusta usar críticas constructivas para despreciar a su víctima. Si te critica constantemente, ten cuidado, es la forma más traicidionera de abuso verbal. Usar palabras burlonas para despreciarte a solas o delante de otras personas.
  • Culpar. Decirte que eres demasiado sensible o quejarse sobre lo mal que lo tratas a él. Provocarte para que enfades y usarlo como prueba de que tú eres la culpable, decir cosas que después son negadas o acusarte de que no lo has entendido bien.
  • Gritar, decir groserías y chillar. Vivir con alguien que te puede atacar verbalmente por cualquier cosa. Tener un impredecible humor cambiante, sin razón aparente. Hablar con un volumen alto intimidatorio.
  • Usar amenazas para intimidar. Ninguna amenaza debe tomarse a la ligera, incluso si tu pareja dice que solamente está jugando. Amenazar con irse o amenazar con que te vayas. Amenazarte alguna vez con herirte a ti, a tu familia, a tu mascota. Amenazar con cometer suicidio.

… y más …

  • Rechazar tus sensaciones. Tu pareja rechaza discutir temas que te desbordan, especialmente los que él pudiera ser responsable. Decir cosas que pueden hacerte sentir bien, pero al mismo tiempo hacer cosas que te hieren.
  • Acosarte sobre temas imaginarios, manipularte con mentiras y contradicciones, Te preocupas y pones mucha energía en que haya paz pero cada día se convierte en un duro día. Te sientes deprimida y te preguntas si estás loca. Hacer peticiones contradictorias. Decir a la gente que tú sufres de una enfermedad mental. Girar las palabras y cambiar lo que dijiste en contra tuya
  • Controlar. Intentar controlar tus decisiones, dinero o como te peinas o te vistes. No incluirte en importantes decisiones. Revisar tus cosas (tus llamadas de teléfono, mirar las cuentas de teléfono, mirar el cuentakilómetros del coche…). Interferir en tu trabajo o escuela (provocar una pelea por la mañana, llamar para acosarte en el trabajo…)
  • Negar la aprobación o el afecto, hacerte el silencio, irse sin preguntar, girar los ojos cuando le hablas. Ignorar tus sentimientos. Comportarse como una persona irascible,  inmadura  y egoísta. Acusarte de su conducta, cuestionarte cada movimiento; oír pero realmente no escuchar, hacerte sentir como que no puedes ganar, cualquier cosa que hagas no es correcta.
  • Aislarte de la familia o amigos, alimentar la idea que estás sola y sin él no puedes vivir.
  • Celos excesivos, simplemente porque hablas con alguien. Estar enfadado si prestas demasiado atención a alguien o algo (niños, amigos, escuela…)
  • Usar frases como “ te enseñare quien es el que manda”, “te pondré en vereda”

 

Nuestra recomendación: “La Mente Como Medicina”
 

  • ¿Puede mi pareja agredirme si lo considera necesario?

 El ABUSO FÍSICO no se debe permitir tanto dentro como fuera de la pareja. En caso de abuso físico debes pedir ayudar inmediatamente. Nunca te sientas culpable de ser abusada. El único responsable del abuso o maltrato es la persona que lo comete. El ataque físico es un crimen.

No aceptes la comprensión de las personas que te rodean con respecto al maltratador, con frases como “no importa si te pega alguna vez, en el fondo te quiere” o “quizás la culpa fue tuya porque lo provocaste”. Todavía culturalmente, el maltrato físico está visto como algo no tan grave si solo es un empujón o una bófeta. Ese suele ser el inicio de una escalada de agresiones que pueden tener un fatal final.

Algunos ejemplos de abuso físico:

  • Empujar, lanzar objetos, golpear
  • Dar una bofetada, pegar, patear, pinchar
  • Coger, sacudir, presionar
  • Esconder, restringir o aislar
  • Quemar o congelar una parte del cuerpo
  • Escupir, tirar del pelo, atar a la otra persona
  • Amenazar con un cuchillo, pistola u otras armas
  • Amenazar de que te alejes de un área
  • Conducir temerariamente para asustar
  • Desatender tus necesidades cuando estás enferma, herida o embarazada
  • Forzarte a abortar tu embarazo

Estar cerca del maltratador solo le dará más poder para continuar sus agresiones poniéndote a ti y a tus hijos en riesgo. No confíes en que el abusador no te asaltará otra vez, no importa cuán convincente parezca de su arrepentimiento.  Aléjate y pide ayuda.

 

  • ¿Si mi pareja me controla económicamente, es abuso?

SÍ.

El ABUSO  ECONÓMICO es un tipo de violencia doméstica en el cual el abusador usa el dinero como una forma de poder y dominancia sobre su víctima.

Algunos ejemplos de abuso económico:

– Controlar el dinero de la casa y poner un presupuesto que es irreal. La mujer le pedirá dinero para la economía de la casa y él maltratador le denegará o le dará dinero que no es suficiente para comprar cosas que se necesitan como la comida, pagar recibos o medicación. El dinero que él da generalmente le obligará a que sea justificado.

– El abusador evitará que la mujer trabaje haciéndola totalmente dependiente de él. Si el abusador permite que trabaje, ella tendrá que darle todo el dinero que gane a él.

–  Ocuparse de todos los asuntos financieros sin la opinión de la pareja. Prohibir el acceso a las cuentas bancarias y a las tarjetas de crédito. Controlar tu paga. Criticar el modo o las cantidades de dinero que gastas.

– Muchos abusadores no son buenos con el dinero y puede terminar destruyendo la economía del hogar.

–  El abusador que rechaza trabajar, exige a su pareja que se haga responsable de llevar la casa, pero  le exige el dinero que la víctima gana y así poder controlarla.

Respetar a tu pareja es respetar su libertad. En el momento que alguien restringe, limita,  económicamente a su pareja, limita su libertad. La tiene a su merced. No permitas que maneje tu vida.

Banner newsletter 10 consejos

  • ¿Qué es el Abuso Legal?

El ABUSO  LEGAL   es cuando un maltratador abusa a través de los juzgados. El abusador usará sus mentiras, su abogado y los profesionales de la salud mental para hacer que su víctima parezca trastornada y que es ella la que abusa. En muchos casos, el objetivo del maltratador que su  pareja pierda la custodia de los hijos, en un acto de venganza por querer la separación.

Aprende todo lo que puedas sobre abuso legal. Debes estar preparada para este tipo de abuso. Puedes encontrarte incapaz de permitirte un abogado o que no puedas encontrar uno de confianza. Tienes el derecho legal de representarte a ti misma y puede ser realmente una ventaja. Pero debes aprender cómo hacerlo adecuadamente.

 

  • ¿Realmente hay abuso sexual dentro de la pareja?

El ABUSO  SEXUAL es demasiado común. Una de las razones es porque socialmente el sometimiento de una persona, generalmente mujer, aun hombre con relación al sexo, está asociado a fuerza, poder, masculinidad y erótico. Otra razón importante, es porque de las cuestiones de sexo no se habla fuera de la pareja, con lo cual no hay forma de comparar si lo que ha a mi me pasa es normal o no. Peor incluso se habla poco dentro de la pareja. Un halo de misticismo enmascara una realidad dolorosa para muchas personas.

Ejemplos de abuso sexual:

  • Presionar para tener sexo
  • Heridas físicas directas en genitales
  • Ponerte en riesgo con un embarazo no deseado o transmitir enfermedades sexuales
  • Privar de sexo o afecto
  • Poner motes de carácter sexual
  • Contar juegos machistas o verbalmente a las mujeres
  • Acusarte de tener o querer sexo con otros
  • Forzarte a tener sexo con otros
  • Ignorar tus deseos sexuales y los sentimientos hacia el sexo
  • Esparcir rumores acerca de tu conducta sexual
  • Forzarte o rechazar que uses control de natalidad
  • Atacarte sexualmente en público
  • Remarcar tus habilidades sexuales en público o frente a otros
  • Violaciones y asaltos sexuales

No permitas ni una vez más   que  te agraden sexualmente o de ninguna de las otras formas de agresión o abuso.

Pide ayuda, se necesita el soporte de alguien que te escuche y te comprenda, el soporte de una asociación dedicada al abuso o  la violencia de género, y además, el apoyo legal de la administración.