alteraciones del sueño Parte 1-3

Alteraciones del sueño – Parte 1/3


Todo el mundo ha tenido alguna vez problemas para dormirse. Pero para algunos ir a la cama a la hora normal y levantarse para ir a trabajar es un reto cada día. La falta de sueño hace que al día siguiente nuestra productividad y concentración disminuya.

Dormir es un proceso fisiológico natural, en el cual nuestra mente y nuestro cuerpo descansan. Nuestro ritmo circadiano es de 24 horas. Se duerme durante la noche. Invertir estos ritmos o acortar su  tiempo tiene repercusiones en nuestro cuerpo, al igual que tener un sueño poco reparador.

Consecuencias principales de una falta de higiene del sueño:

  • Las alteraciones en el sueño como insomnio, sueño intranquilo, despertarse en medio de la noche, tiene consecuencias a corto plazo como el malhumor, estrés, dificultad de aprendizaje, afecta el razonamiento y, además, aumenta el riesgo de accidentes o lesiones. Nuestras neuronas y nuestros músculos  no pueden funcionar bien al día siguiente de una noche con sueño alterado. Alteraciones en el humor afectan nuestra habilidad para adquirir nueva información y recordar información. Nuestra capacidad de aprendizaje y nuestra memoria quedan afectadas.
  • A largo plazo genera problemas de salud como obesidad, diabetes, hipertensión, enfermedades cardiovasculares, entre otras. Durante el sueño nuestro cuerpo secreta hormonas que ayudan al control del apetito, el metabolismo y la glucosa. La falta de sueño conlleva un aumento de producción de cortisol, la hormona del estrés. También implica un aumento de la segregación de insulina, una hormona que regula los niveles de glucosa, y ello supone un aumento de peso y el riesgo de una diabetes.

El sueño colabora en la producción de una proteína la cual es importante para nuestro sistema inmunitario, y también sistema neurológico y musculoesquelético. El sistema inmunitario es afectado por la falta de sueño, eso implica más riesgo para contraer enfermedades infecciosas.

La falta de sueño a largo plazo puede producir depresión y ansiedad. Dormir poco repercute en nuestro cuerpo, al día siguiente estamos más tensos y nuestra mente también está más estresada. Durante el sueño el cerebro regenera hormonas que afectan áreas del pensamiento y de las emociones.

Las consecuencias de dormir pocas horas o con un sueño alterado no son solo individuales sino que también repercuten en la sociedad. Un médico que ha dormido poco no tendrá la misma eficacia mental y física en su trabajo, los pacientes se verán afectados por su bajo desempeño y algunas veces en situaciones tan delicadas como una operación quirúrgica. Otro ejemplo puede ser el piloto de un avión que sufre de insomnio, su capacidad para evaluar un cambio en las condiciones atmosféricas, por ejemplo, estará disminuida.

La cantidad de horas que se deben dormir varía según las personas. Entre 7 y 9 horas es una medida, en general, satisfactoria para los adultos, mayor número de horas cuanto más joven sea la persona. Hay estudios que parecen demostrar que un exceso de horas podría ser también perjudicial.

Nuestro ritmo circadiano de 24 horas, cambia también según la edad. Las personas mayores tienden a madrugar antes y acostarse antes también, sin embargo durante la adolescencia suele ser al revés.

El ritmo estresante que nos impone la sociedad nos ha llevado a infravalorar la importancia de un sueño reparador. Las repercusiones negativas que pueden implicar en una sociedad o un grupo de gente, como una familia, son demasiadas como para no darle su merecida  importancia.

Leer más: Parte 2/3

Tercera parte aquí