Como encuentras un buen Psicologo …


Aquí tienes algunas claves:

 

¿Cómo manejo mis miedos ante la idea de visitar a un Psicólogo?

Ante todo, debes saber que sentir nervios, preocupación o miedo ante la idea de acudir a un Psicólogo son sentimientos frecuentes que se dan en la primera visita pero que desaparecen inmediatamente después de conocer al profesional de la salud.

El primer paso ya lo habrás dado, que es mirar de frente al problema y buscar la solución. Es de valiente aquella persona que acepta que algo no funciona en su vida y decide asumir su papel activo junto el Psicólogo en la resolución de ese problema.

El Psicólogo con sus conocimientos y experiencia, logrará un clima relajado y de confianza para que te sientas seguro de poder empezar el proceso para una solución a ese problema. Terminarás la terapia con un conocimiento de ti mismo y unas técnicas que te permitirán manejar mejor futuros altibajos que puedan surgir.

 

¿Qué profesional de la salud necesito?

Tanto el Psicólogo como el Psiquiatra son profesionales de la salud mental.

La psicología es la ciencia que se ocupa de los procesos mentales en sus tres vertientes: pensamiento (cognición), emociones (afectivas) y conducta (comportamental). El Psicólogo a través de la orientación, diagnóstico e intervención te provee de técnicas que te permitirán lograr tus objetivos y disfrutar de una vida sin angustia ni dolor.

El psiquiatra focaliza su área de actuación en la fisiología y la química de los problemas psicológicos. Con su enfoque como médico su tratamiento es farmacológico, principalmente. Los fármacos pueden ser una opción de tratamiento pero sin olvidar la adicción y los efectos secundarios que pueden producir. El tratamiento basado únicamente en drogas no provee de técnicas ni habilidades para encarar el problema en un futuro.

Un tratamiento farmacológico siempre debe ir acompañado de uno psicológico.

 

Terapia Cognitivo-Conductual

Las terapias cognitivo-conductuales suelen combinar técnicas de reestructuración de esquemas mentales que tienen una influencia negativa en nuestro comportamiento; entrenamiento en relajación, muy importante en situaciones de ansiedad; estrategias de afrontamiento al objeto temido para manejo de fobias…

Es una terapia a corto plazo, no suele durar más allá de un año, salvo casos más complejos.

En la terapia cognitivo-conductual el objetivo del tratamiento está claramente delimitado y los resultados se pueden medir con relativa facilidad.

 

Terapia Familiar-Sistémica

La terapia Familiar-Sistémica es una disciplina terapéutica que aborda la intervención y el tratamiento de la familia en su conjunto. Este tipo de terapia también se aplica a la pareja, equipos de trabajo e incluso en personas individuales.

Se centra en las relaciones establecidas entre los miembros de un grupo y las comunicaciones entre ellos. Esas dinámicas de relaciones entre los miembros de una familia son el origen y causa del problema. Por tanto, en la terapia también participa los demás miembros, hermanos, madre, padre, hijos…

 

La Psicologia Positiva

La psicología positiva estudia las bases del  bienestar psicológico y de la felicidad así como de las fortalezas y virtudes humanas, por ejemplo, la creatividad, la inteligencia emocional, el humor, la sabiduría, la felicidad.

Los estados mentales positivos actúan como barreras a los trastornos psíquicos y tienen un efecto preventivo e incluso rehabilitador, actúan como escudos protectores ante los trastornos psíquicos.

 

¿Cuánto me puede costar el tratamiento?

Hay muchos precios, pero el promedio del precio por sesión es de unos 50 Euros. Generalmente, se empieza con una sesión por semana. Si el tratamiento sigue satisfactoriamente, las sesiones se reducen a una cada quince días.

 

¿Cuánto dura una terapia?

La duración de la terapia va en función de la problemática a trabajar y de la actitud del paciente. El promedio es de unos meses a un año.

Cada sesión es de 50 minutos.

 

¿Tengo posibilidades de éxito?

Somos seres cambiantes y como tales, podemos modificar nuestros esquemas mentales y nuestra conducta en la dirección correcta con el objetivo de lograr una satisfacción y un bienestar perdurable.

El trabajo con el Psicólogo implicará algunas veces, asumir nuestras limitaciones y nuestros planteamientos erróneos y a partir, de ahí construir un camino potenciando nuestras posibilidades. El profesional nos marcará pautas a seguir y nos ayudará a marcar nuestros objetivos. Con las técnicas aprendidas lograremos resolver situaciones difíciles y evitaremos las posibles recaídas.