tdah-parte-2

TDAH en niños – Parte 2


El tratamiento para TDAH es muy recomendable que sea integral, es decir, que sea una combinación de varios tratamientos lo que mejor puede garantizar los buenos resultados.

 

1. Intervención psicológica

El objetivo principal es ayudar a los niños a madurar su capacidad de autocontrol, su déficit de atención y la impulsividad-hiperactividad. Los objetivos deben ser realistas, con expectativas alcanzables, con procedimientos conductuales, de autocontrol y autoinstruccionales. Se trata de potenciar sus capacidades cognitivas, mejorar la autoestima, que aprendan a gestionar y controlar la frustración, mejorar y entrenar la socialización, desarrollar estrategias de afrontamiento, trabajar el desarrollo personal, entrenar en el manejo de habilidades y estrategias de funcionamiento para el día a día.

 

  • Terapia Cognitiva Conductual, este tipo de psicoterapia ayuda a cambiar su conducta. Puede implicar asistencia práctica, como ayuda en las tareas de organización o completar las tareas de la escuela o trabajar con sucesos emocionalmente difíciles. También enseña al niño a monitorear su conducta, darse uno mismo felicitaciones o gratificaciones por actuar del modo deseado como control de enfado o pensar antes de actuar. Los terapeutas también enseñan a los niños habilidades sociales, por ejemplo cómo esperar su turno, compartir juguetes, pedir ayuda, responder a la provocación. Aprender a leer expresiones faciales y el tono de voz, cómo responder apropiadamente.

Enseña las técnicas de mindfulness o meditación. Puede aprender cómo ser consciente y aceptar sus propios pensamientos y   sentimientos para mejorar en la focalización y la concentración. El terapeuta ayuda a pensar antes de actuar, a controlar el impulso de arriesgarse innecesariamente.

 

  • Terapia Familiar puede ayudar a los miembros de la familia a encontrar la forma más eficaz de ayuda con las conductas propias de los niños con TDAH, animar a los cambios de conducta y mejorar las interacciones con el niño. Los padres tienen una importante labor de coterapeutas.

En el ámbito familiar es esencial que las normas y los límites sean claros y definidos, con el fin de modificar comportamientos     desadaptativos y potenciar comportamientos positivos. Los padres deben aceptar, comprender e implicarse. Se les enseña a los padres a fomentar la autoestima y una buena comunicación a los niños. Los padres deben facilitar a su hijo actividades – extraescolares que puedan motivarle e interesarle. El terapeuta debe revisar y evaluar los contenidos y los objetivos.

 

En niños en edad escolar, en muchas ocasiones antes de que el niño sea diagnosticado, la familia sufre frustración y se sienten culpables por el comportamiento del niño. Padres y niños necesitan ayuda especial para sobrellevar las emociones negativas. Los profesionales de salud mental pueden educar a los padres sobre el TDAH y enseñarle cómo afecta a la familia.

Los psicólogos enseñan a los niños y a los padres nuevas habilidades, actitudes y formas de relacionarse con otros. Los padres aprenden a animar y recompensar conductas positivas de sus hijos. Los padres aprenden a aplicar feedback inmediato y positivo para conductas que quieren animar, o bien ignorar o redirigir conductas que ellos quieren desanimar.

Las técnicas de manejo del estrés pueden ayudar a los padres de los niños con TDAH a hacer más eficaces sus habilidades para manejar la frustración, y así puedan responder más calmadamente a las conductas de los niños.

 

2. Intervención docente
Los profesores deben ser informados y aceptar que los alumnos con TDAH requieren un aprendizaje distinto. Es importante que el profesorado facilite a estos alumnos con los exámenes, apoyos en clase, instrucciones adaptadas, reducción de contenidos. Periódicamente se deben reunir los padres con el orientador y con el tutor para poder trabajar conjuntamente.

Padres, profesores y miembros de la familia también pueden dar feedback positivo o negativo para algunas conductas y ayudar a establecer reglas claras, listas de tareas rutinarias y rutinas estructuradas como ayudar al niño a controlar su conducta.

 

3. Grupos de apoyo
Los grupos de apoyo pueden ayudar a los padres y a las familias a conectarse con otros que tienen problemas similares. Los grupos a menudo se encuentran regularmente para compartir frustraciones y éxitos, para intercambiar información acerca de especialistas y estrategias y para hablar con expertos.

4. Tratamiento farmacológico
La medicación reduce en muchos casos la hiperactividad y la impulsividad y mejora la habilidad para centrarse, trabajar y aprender. La medicación debe estar controlada y prescrita por un médico. Los fármacos que se prescriben en casos de niños con TDAH pueden ser:

  • Estimulantes: incrementa la dopamina y la norapinefrina. Aunque también pueden aumentar la presión sanguínea y incrementar el riesgo de infarto y de ansiedad. Las personas con alta presión arterial, epilepsia, enfermedades coronarias, glaucoma, enfermedades de riñón o hígado y trastorno de ansiedad deben informar a su médico.

Los efectos secundarios pueden ser: pérdida de apetito, problemas para dormir, tics, cambios de personalidad, incremento de la     ansiedad e irritabilidad, dolores de estómago, dolores de cabeza.

 

  • No estimulantes: con estos medicamentos se tarda más en ver los efectos beneficiosos. Se prescribe no-estimulantes cuando una persona tiene efectos secundarios importantes con los estimulantes; cuando un estimulante no es efectivo; o en combinación con un estimulante para incrementar la efectividad.

La medicación siempre debe ser prescrita por un médico.

 

 

OBJETIVOS con niños con TDAH

  • Que puedan establecer buenas relaciones sociales y de compañerismo
  • Que puedan alcanzar los objetivos académicos propios de su edad.
  • Que pueda llevar una vida organizada, pautada con hábitos saludables y de conducta positiva
  • Que desarrolle estrategias para controlar la sintomatología propia del trastorno
  • Que pueda comunicarse y expresarse adecuadamente a cada situación.

 

 

PAUTAS a seguir
Padres y profesores pueden ayudar a los niños con TDAH siguiendo una serie de pautas:

  • Mantener una rutina y un horario. Cada día, desde la hora de levantarse hasta la hora de acostarse. Incluido el trabajo de casa, juegos fuera de casa y actividades en casa. Coloca el horario en la nevera o en un lugar visible de la casa.
  • Organizar los materiales cada día. Cada cosa debe tener su lugar, ropa, mochila, material escolar y juguetes.
  • Las normas que se establezcan deben ser claras y consecuentes, de este modo los niños saben a qué atenerse.
  • Gratificar felicitando o recompensando cuando sigan las normas. Es importante para ellos que cuando hacen bien las cosas se les reconozca.

La aceptación es crucial, es importante evitar la culpabilización y el etiquetaje. La motivación, el interés y las ganas de trabajar en cooperación familia-escuela-psicólogo es esencial para lograr buenos resultados durante todo el proceso del tratamiento.

 

 

ASPECTOS POSITIVOS en niños con TDAH
Aunque los niños con TDAH presentan un déficit de atención y/o impulsividad-hiperactividad con las consecuencias negativas que ello comportan, también son niños con unas condiciones especiales positivas en muchas ocasiones:

  • Capacidad para enfrentarse a situaciones difíciles, miran las situaciones desde todos los ángulos y tienen soluciones creativas
  • Interesados en probar y aprender cosas nuevas
  • En situaciones de emergencia reaccionan bien.
  • Buena memoria visual y buen procesamiento por imágenes
  • Dispuestos a hacer nuevos amigos y se preocupan mucho por su familia

Valorar sus puntos positivos les ayudará en su autoestima y a resolver las limitaciones propias del trastorno.