TÉCNICA DE RELAJACIÓN

Técnica de Relajación


Las técnicas de relajación no te curarán la ansiedad pero te ayudarán a reducir el estrés en momentos de mucha tensión.

Dominar alguna técnica de relajación requiere entrenamiento y paciencia, puede llevar semanas. Al principio estamos muy pendientes de hacer lo todo correctamente y no podemos relajarnos. Después de la práctica diaria durante semanas, la relajación se hace de forma natural y empieza a tener su efecto.Es importante tener una actitud positiva, creer que va a funcionar, es un ejercicio de imaginación y de sugestión, si no confias en la técnica difícilmente surgirá efecto. La práctica diaria es importante para que cuando surja una situación difícil puedas manejarla aplicando la técnica de relajación.

La relajación te ayudará a aliviar tus dolores musculares, dolores abdominales, tu irritabilidad… pero además, te puede ayudar a calmarte ante situaciones que te suelen provocar ansiedad como podrás ser tener que hablar ante un público. A veces, tomamos decisiones erróneas porque están tomadas en momentos de ansiedad y sin poder pensar claramente, con la relajación podrás aprender a manejar mejor las situaciones y acertar más al tomar deciones. La relajación te dará más seguridad y esperanza en que finalmente podrás combatir la ansiedad. Recuerda, necesitas comprometerte en ello para que funcione, y no esperar grandes cambios enseguida. Se necesita algún tiempo para que funcione en forma natural. Empieza ya mismo y dedícales 15 minutos cada día.

Hay diferentes técnicas de relajación. Aquí te presento una de ellas. Pero antes quiero que trabajes en tu respiración diafragmática o abdominal.

Banner newsletter 10 consejos

Respiración diafragmática

  1. Coloca una almohada si hace falta en el cuello, para quienes tiene problema de cervicales o almohada en lumbares. Manta liviana para taparse si puedes sentir frío..
  2. Preferible en una habitación con luz suave, ideal para empezar la práctica en una habitación donde no haya ruidos externos.
  3. Ropa cómoda que no apriete.
  4. Asegúrate que nadie te interrumpa.
  5. Posición tumbada sobre esterilla o manta o bien sentada en un asiento que resulte cómodo.
  6. Cierra los ojos y respira lenta y profundamente usando tu diafragma. El estómago sube en cada inhalación y baja en cada exhalación. En el pico de la inhalación y la exhalación retén por unos pocos segundo antes de respirar de nuevo, contando uno, dos, tres y después respira. Te ayudará saber si respiras con el diafragma colocando tus manos sobre el estómago, al inhalar sube el estómago y al exhalar baja el estómago.

Técnica de relajación

  1. Busca también una habitación confortable y sin ruidos como en la práctica de la respiración diafragmática.
  2. Empieza practicando la respiración diafragmática durante unos minutos y sigue con esa respiración durante todo el ejercicio de relajación.
  3. Céntrate en tu cuerpo. Date cuenta de las áreas de tu cuerpo que son tensas. Intenta imaginarte sintiéndote pesado/a, cálido/a y agitado/a, como si tus músculos tensos no te sostuvieran más. Recuerda también relajar tu cara y tus ojos. Entreabre un pcoo tu boca para relajar tu mentón.
  4. Empieza con tu pie derecho. Relájalo imaginando que lo sientes pesado y débil, que no puedes levantarlo ni moverlo, porque está muy pesado. Entonces cambia a tu pie izquierdo. Después tu pierna derecha. Y luego tu pierna izquierda. Continúa con el mismo ejercicio ahora por las manos, brazos, y tronco. Sigue por el cuello y finalmente cabeza y cara. Imagina los músculos de la cara que están muy pesado y muy fojos y no puedes moverlos, párpados, mejillas, mentón.

Practica diariamente y no desesperes si al principio no logras relajarte. El entrenamiento te ayudará a lograrlo.

Buena práctica!!!